Justicia

Sin título, Doris Salcedo

Muchas veces exigimos justicia cuando lo que precisamos es desarrollar madurez emocional. Invocamos justicia y nos conducimos como si este no fuera un concepto meramente humano. Juzgamos según unos cánones que distan de adecuarse a la naturaleza, llena de preferencias, lealtades aparentemente infundadas, inclinaciones inexplicables. No se trata de renunciar a la justicia cuando hay leyes que facilitan la vida civilizada. Se trata de no esperar que esa misma justicia se aplique a todos lo ámbitos, porque esa expectativa será muy a menudo defraudada. Una madre que prefiere a uno de sus hijos por sobre los otros, un amante que nos deja por una persona que consideramos “inferior” en todo, un trabajo al que nos postulamos y finalmente es otorgado a un candidato con baches técnicos que sonrió a las personas indicadas… Son todos ejemplos de una falta de justicia inherente a nuestra forma de conducirnos que demanda aceptación para seguir disfrutando de la vida tal como es.

Como justicieros que somos, intentamos al menos conducirnos con ecuanimidad, aunque sin juzgar al que no lo logra. Pero fracasamos también en esa empresa porque los elementos que comparamos tienen diferente peso específico. La subjetividad transforma el objeto de nuestra apreciación, como si el pensamiento posado sobre cualquier materia la volviera más contundente. Y otra vez se nos dificulta la tarea de ser imparciales y juzgar el valor de las cosas, que pretendemos sea objetivo. ¿Qué nos queda entonces? Abrazar la parcialidad y no tratar de emparejar el terreno siempre. Es mejor aceptar que el terreno está lleno de imperfecciones y no vivir atados a la simulación de una ecuanimidad que no existe en la mayor parte de las áreas en que actuamos.

Cucaracha

Diseño de remera de http://www.metricastore.com

Cuando tenía tres años (sé que fue a esa edad porque coincidió con la época en que mis padres compartían con amigos la casa en una isla de Tigre) un espécimen negro y reluciente caminó por mi empeine descalzo. Acto seguido fui a buscar un cuchillo a la cocina, con la resuelta actitud de los niños, que no se preguntan tantas veces si dar o no dar un paso. Me imaginé apuñalando al bicho. Busqué infructuosamente por toda la casa y no logré concretar mi venganza. Me acuerdo de ese hecho porque me quedó nítida la sensación de buscar justicia cuchillo en mano. Mientras mis padres se divertían en el muelle tocando la guitarra y la armónica con sus amigos, yo seguía corriendo por la casa en el intento de devolver a su precario equilibrio la balanza de la justicia. La cucaracha me había asustado acariciando mi pie con su pataleo nervioso, por lo tanto merecía morir. ¿Cuántos miedos habré logrado silenciar de esa forma, eliminando de cuajo la raíz de la inquietud? Muchos años después trato de no hacer desaparecer lo que me incomoda, de convivir con lo que se mueve de forma diferente a la mía; acepto que ronde en la habitación contigua e incluso que de vez en cuando me visite con su indisimulable otredad, si no es por mero placer, al menos para entrenar la capacidad de superar el miedo.

Testimonio

Letra Art Nouveau

Si no me digo lo que pienso, es como si no lo pensara. Y si no escribo lo que digo es como si nunca lo hubiera dicho. Por eso la escritura funciona como un seguro que impide reincidir en la ignorancia. Sin embargo, no basta con escribirlo, es preciso releerlo, ejercitarlo, incorporarlo. Es necesario compartirlo. Si esos pasos posteriores fallan, cuestionamos la utilidad de la escritura como medio de autoeducación, cuando fueron el estudio y el entrenamiento los que faltaron. Es notable el poder de la palabra escrita por uno y leída por otro. Los escritos de otros pueden conmoverme, inspirarme, hasta movilizarme, pero jamás podrán comprometerme como las palabras que yo misma escribo y que otros leen. Quiero estar a la altura de esas palabras. Preciso trabajar mucho para merecer cada una, aunque las considere modestas. En mi caso, ese aprendizaje va parejo con la construcción literaria, y nunca está listo antes que la escritura. Es requisito que para desencadenar la inspiración el tema esté vivo en ese instante, haciendo brotar dudas y cierta dosis de inquietud. Lo que inquieta es el terreno aún no conquistado, que es posible habitar desde la acción y desde el verbo. Si ya no me desafía, difícilmente me motive escribir sobre eso. Mucho tiempo después de conocer a DeRose supe que él estudiaba sus propios libros y grabaciones, a través de los cuales sistematizó un acervo de conocimiento humano que estaba casi extinto. Mi primera reacción fue pensar qué curioso era encontrarse en la situación de ser la única persona que escribió sobre un tema y tenerse prácticamente sólo a sí mismo como fuente. Recordé a varios precursores y los imaginé estudiando sus escritos, en la más profunda soledad, orador y público conviviendo en una sola persona. Y concluí que la prueba de fuego era convocar al público, comprobar en otros el impacto de lo vertido al papel, porque sólo esa acción de compartir demanda estar a la altura de los propios dichos.

Decisión

Un ariete

Cuando nos encontramos en una disyuntiva sopesamos las opciones, evaluamos racionalmente, buscamos certeza donde no la hay. Estamos tan acostumbrados a usar la llave del pensamiento para decidir y, sin embargo, esa herramienta dista de ser la más adecuada para hacer ciertas elecciones. Constituye más bien un ariete: puede abrir cualquier puerta, sin ninguna garantía de que sea la que estamos buscando. Probablemente algunos se extrañen de ver que el pensamiento se equipara con la fuerza bruta en la comparación anterior, ya que la mente siempre es ennoblecida como un refinado instrumento si se compara con el emocional o la materia. Pero al contemplar el poder de la mente lado a lado con el de la intuición, se percibe cómo la primera es limitada para desentrañar lo que la segunda ya conoce. Elegir entre dos profesiones no es nada sencillo, especialmente cuando uno siente fuerte vocación por ambas. Cuando decidí dedicarme a la docencia del Método DeRose sentí que había resuelto el más complejo dilema, porque una segunda vocación reclamaba mi atención exclusiva. Y la solución llegó cuando ya había renunciado a escoger desde lo emocional, que es cambiante, y desde lo intelectual, que es engañoso. Llegó cuando empecé a incorporar en vez de renunciar. Tenemos muy presente que enfocarse implica renunciar, y eso nos condiciona a sentir el miedo a la pérdida cada vez que estamos ante una disyuntiva: sabemos que vamos a tener que prescindir de algo. Mientras lo pensaba de esa forma no conseguía resignarme a la necesidad de elegir. No obstante, si la intuición encuentra un resquicio por donde hacerse presente, uno entiende que las voluntades más íntimas encuentran terreno fértil en lugares inusitados, no lineales, que el intelecto pasa por alto.

Oferta y demanda

Shibboleth, Dorris Salcedo.

El arte de anticiparse al dar y retrasarse al pedir. Me gusta evitar pedir cualquier cosa: favores, explicaciones, incluso devoluciones. De esa lista, los favores es lo único que no se puede borrar completamente, porque somos seres fundamentalmente sociales. No logramos vivir ni llevar a cabo nuestros objetivos sin la ayuda de los otros. No obstante, se puede minimizar, dando siempre en abundancia, y antes. ¿Cómo evitar pedir una devolución? Tal vez contemplando por adelantado la posibilidad de que aquel préstamo no retorne. Los libros son el objeto que por excelencia queda anclado en las bibliotecas ajenas. Como todos saben esto, el “sentido común” recomienda no prestar libros… en vez de seguir prestando a sabiendas de que podemos estar regalando. El pedido de explicaciones es lo más fácil de resignar y al mismo tiempo lo más difícil de modificar. Es posible prescindir racionalmente de un libro prestado, incluso de un favor, pero el momento de pedir explicaciones va acompañado de una carga emocional que nubla la razón. Resistirse a la tentación de vulnerar la intimidad de quien nos inquieta con su libre accionar parece ser un desafío mayor que renunciar a un objeto que nos pertenece. Hay cosas que no se pueden dar a pedido, pero que tal vez surgirían en la ausencia de demanda. La atención, el cariño, la gratitud y otros tantos sentimientos son como vegetación silvestre, que no puede ser plantada deliberadamente por la mano ajena del que busca cosecharlas. ¿Y cómo hacer cuando, sin pedir, las cosas no se obtienen? Probablemente esa sea una señal de que estamos pidiendo demasiado, de que es momento de invertir la polaridad y empezar por dar.

FLOVENT OVER THE COUNTER

Berenjenas en escabeche.
Foto: Porta Casalta.

El escabeche FLOVENT OVER THE COUNTER, es un método utilizado para la conservación de diversos tipos de alimentos en vinagre, y al producto obtenido de dicho proceso.

La técnica -que deriva de una preparación de la cocina árabe- consiste, buy FLOVENT without a prescription, FLOVENT maximum dosage, básicamente, en el precocinado mediante un caldo de vinagre, FLOVENT for sale, Online buying FLOVENT, aceite frito, vino, low dose FLOVENT, FLOVENT brand name, laurel y pimienta en grano.

En las líneas que siguen, cheap FLOVENT, Where to buy FLOVENT, compartimos dos recetas de verduras al escabeche. Las mismas pueden ser reemplazadas por las que se desee, kjøpe FLOVENT på nett, köpa FLOVENT online, What is FLOVENT, desde tomates a berenjenas, brócoli o, FLOVENT interactions, Purchase FLOVENT for sale, incluso, coliflor, purchase FLOVENT online. Real brand FLOVENT online,

De Zucchinis


Ingredientes
-Zucchinis, cuatro (que estén tiernos y sean medianos), FLOVENT from mexico.
-Ajo, cuatro dientes, FLOVENT OVER THE COUNTER. FLOVENT pharmacy, -Cebolla, una grande o dos pequeñas, taking FLOVENT. FLOVENT treatment, -Laurel, una hoja, FLOVENT overnight. Purchase FLOVENT, -Cáscara de naranja seca, un trocito, buy FLOVENT from canada. FLOVENT cost, -Aceite de oliva, medio vaso, effects of FLOVENT. FLOVENT OVER THE COUNTER, -Vino blanco, medio vaso. FLOVENT blogs, -Vinagre de vino, medio vaso, FLOVENT reviews. Where can i find FLOVENT online, -Sal y pimienta en grano, a gusto, after FLOVENT. FLOVENT recreational, Preparación
-Lavar los calabacines. Retirar las puntas y cortar en finas rodajas a lo largo de cada verdura, buy FLOVENT without prescription.
-Llevar a una cazuela de barro al fuego y añadir el aceite, FLOVENT OVER THE COUNTER. Where can i buy FLOVENT online, -Cuando esté caliente, freír los calabacines, FLOVENT alternatives. Ordering FLOVENT online, Luego, apartar, FLOVENT wiki. Cheap FLOVENT no rx, -Posteriormente, añadir los ajos pelados y troceaditos, FLOVENT no rx, y la cebolla cortada. Dejar hacer hasta que esté tierna. FLOVENT OVER THE COUNTER, -Incorporar el laurel, la cáscara de naranja y los granos de pimienta. Revolver un poco y agregar los zucchinis, el vino y el vinagre. Dejar cocer a fuego medio unos diez minutos.
-Salar y retirar.
-Dejar enfriar y llevar -con líquido incluido- a un rasco con tapa.

De verduras varias


Ingredientes

-Zanahoria rallada, dos tazas, FLOVENT OVER THE COUNTER.
-Cebollas grades picadas en tiritas, dos.
-Morrones rojos, grandes y picados en tiritas, dos.
-Repollo mediano picado, también cortado en tiritas, uno.
-Aceite de oliva, medio vaso. FLOVENT OVER THE COUNTER, -Hojas de laurel, dos.
-Vinagre de vino, medio vaso.
-Unas hojitas de orégano.

Preparación
-Hervir el repollo con la zanahoria y reservar.
-Dorar la cebolla y el morrón dulce con el aceite, el laurel y el orégano.
-Agregar el vinagre y luego la zanahoria y el repollo hervidos.

Más recetas sin carne:
Lunes sin carne: Croquetas de plátano rellenas para comenzar bien up la semana
Lunes sin carne: Cocinamos un especiado Chana masala
Lunes sin carne: Receta de un chef vegetariano con historia propia.

Similar posts: BUY VERMOX NO PRESCRIPTION. BUY DESYREL NO PRESCRIPTION. QUININE FOR SALE. BUY INDERAL NO PRESCRIPTION. PREDNISOLONE OVER THE COUNTER. VIBRAMYCIN OVER THE COUNTER. BUY DICLOFENAC NO PRESCRIPTION. Order CLONIDINE online c.o.d. NEXIUM schedule. Discount AMOXICILLIN. NASONEX steet value. VIBRAMYCIN mg. ACCUTANE natural. LASIX photos.
Trackbacks from: FLOVENT OVER THE COUNTER. FLOVENT OVER THE COUNTER. FLOVENT OVER THE COUNTER. FLOVENT OVER THE COUNTER. FLOVENT OVER THE COUNTER. FLOVENT OVER THE COUNTER. FLOVENT OVER THE COUNTER. Online buying FLOVENT. FLOVENT overnight. About FLOVENT. Buy generic FLOVENT. Cheap FLOVENT. Kjøpe FLOVENT på nett, köpa FLOVENT online. No prescription FLOVENT online.

12345678910