materiales reciclables

Argentina: Reclaman una ley para que las empresas se hagan cargo de sus envases

Imagen: Espacio sustentable Al igual que ocurre con los residuos electrónicos, en Argentina numerosos grupos ambientalistas están al frente del reclamo para que se dicte una ley en la que las empresas se hagan cargo de reutilizar o reciclar sus envases. Más de veinte organizaciones volvieron a presentar el reclamo la semana pasada, explicando que desde hace 20 años buscan concretar esta iniciativa que el sector empresario se encarga frenar. Como se explica en Página 12, en 2011 el senador Daniel Filmus presentó un proyecto de ley que establece la “responsabilidad del generador”, lo que busca que los productores gestionen los envases usados. Para esto, por ejemplo, deberán trabajar en conjunto para la implementación de plantas de reciclado que se hagan cargo de envases tales como botellas de agua mineral. Respecto a las bolsas plásticas, se solicita que sean remplazadas por aquellas de material reciclable (como papel) o que dejen de entregarse de manera gratuita. Sin embargo, de acuerdo a los ambientalistas este tipo de propuestas para regular el manejo de envases existe desde 1992 y hasta el momento no hay nada aprobado. Teniendo en cuenta este reiterado estancamiento, hace pocos días se volvió a presentar un documento bajo el patrocinio del Centro Oeste de Estudios Políticos y Socioambientales (Coepsa), la Asamblea Delta y Río de la Plata, el Foro Ribereño en Defensa del Río de la Plata, la Fundación Ecosur, Amigos de la Tierra y otras entidades. En el mismo se detalla que un 20 por ciento de los residuos diarios corresponden a este tipo de envases, por lo cual resulta necesaria la aprobación e implementación inmediata de la ley. Entre sus argumentos, además, los defensores del proyecto explican que no está justificado el rechazo por parte del sector empresarial, quienes a la larga se pueden beneficiar económicamente con la medida dado que el reciclado y reutilización permite recuperar el costo inicial y evitar gran parte de los gastos en el proceso de producción. Por el momento, el proyecto espera ser tratado en la Comisión de Medio Ambiente del Senado para más tarde pasar a Diputados. Notas relacionadas: Argentina: Sigue sin aprobarse la Ley de Basura Electrónica Argentina: Avanza el proyecto para el reciclado de envases de agroquímicos en Buenos Aires

Ecosistemas, una empresa “verde” para Reducir, Reciclar y Reutilizar

Cestos de residuos, filtros para el aceite, contenedores para pilas y bolsas de tela reutilizable son algunos de los productos que comercializa esta empresa desde hace poco más de dos años. En un contexto en el que el que la clasificación y el tratamiento de los residuos se vuelve fundamental para reducir la contaminación, Ecosistemas forma parte de un mercado en crecimiento que tiene como principal objetivo tratar una de las problemáticas ambientales más importantes de la ciudad. En este post María Susana Mariano, del departamento de marketing, cuenta más sobre la empresa y nos muestra algunos de sus productos. ¿Cómo surgió Ecosistemas? Ecosistemas -Soluciones Verdes, surge hace poco más de dos años en virtud de la inquietud y el compromiso con la ecología por parte de sus fundadores. Esto, sumado al aumento constante de las problemáticas medioambientales y la consecuente generación de un espacio de necesidades en el mercado, gestaron el ámbito propicio para que Ecosistemas se pudiera consolidar como una empresa referente en lo que tenga que ver con artículos ecológicos. En sus comienzos Ecosistemas se especializó en la comercialización de contenedores de residuos, abarcando luego todos aquellos aspectos y productos que tuvieran que ver con esta problemática: separadores urbanos, industriales, domiciliarios, papeleras, filtros doméstico para aceite, pequeños contenedores de pilas, etc…. Más adelante se sumaron las bolsas de tela reutilizables: las Eco-bolsas. Y poco a poco se fueron agregando más productos, todos atravesados por el mismo eje conceptual: el cuidado y preservación del medio ambiente. ¿Qué productos comercializamos? Basándose en su aplicación, la cartera de productos de Eco-sistemas se puede dividir en dos unidades: Manejo de residuos: aquí entran los contenedores, separadores o papeleras, los que son utilizados para gestionar el destino de los residuos urbanos tanto en ámbitos domésticos como empresariales. Comunicación empresaria: se trata de las bolsas reutilizables o biodegradables, lapiceras biodegradables y merchandising ecológico como abanicos, perchas y ceniceros, los que permiten combinar innovadoras herramientas comunicacionales con un potente mensaje ecológico. ¿Por qué los productos son ecológicos? Porque están elaborados con materiales reciclados (como es el caso de los Ecobrisas y las Ecoperchas que están hechos con plástico reciclado obtenido de las tapitas de gaseosas que recolecta la Fundación Garrahan), porque son materiales reciclables (por ejemplo las Eco-bolsas son 100 por ciento reciclables), y porque son biodegradables y compostables (como es el caso de las Bio- bolsas y las lapiceras biodegradables que están elaboradas con materia orgánica de almidón de maíz y aceites vegetales).
Pero principalmente nuestros productos son ecológicos porque todos ellos están destinados a concientizar e instalar conductas y consumos que contribuyan con el cuidado del medio ambiente y con reforzar las tres R de la ecología: Reducir, Reutilizar y Reciclar.
Las Eco- bolsas, solución verde contra el polietileno Desde el comienzo de su existencia, Ecosistemas – Soluciones Verdes, toma conciencia de la grave situación a la que está sometido nuestro plantea por el uso indiscriminado de las bolsas de polietileno. En nuestro país se usan más de 20.000 millones de bolsas plásticas al año. Una vez utilizadas, son descartadas y directamente arrojadas a basurales debido al alto costo de su reciclado. Estas bolsas tardan 200 años en degradarse en pequeñas partículas tóxicas, lapso durante el cual miles de animales mueren intoxicados al ingerirlas. Buscando contribuir para reducir el impacto ambiental que provoca esta situación, Ecosistemas desarrolló las bolsas ecológicas reutilizables “Eco-bolsas” y las "Bio-bolsas" (bolsas realizadas con materia orgánica: almidón de maíz). Las Eco-bolsas son aquellas fabricadas en tela cuyo fin es reemplazar el uso de las bolsas de polietileno a la hora de hacer las comprar. La misión de las Eco-bolsas es cumplir con las tres R de la ecología: Reducir, Reutilizar y Reciclar (dado que los materiales con el que se encuentran elaboradas las Eco-bolsas son 100% reciclables). Mediante la reutilización de una Eco-bolsa para las compras diarias durante un año se evita el consumo de 600 bolsas plásticas. ¿Oxodegradables o biodegradables? Actualmente en las grandes cadenas de supermercados se ha buscado minimizar el impacto ambiental de las bolsas plásticas reemplazando las tradicionales de polietileno por las oxodegradables. Estas últimas se tratan de bolsas elaboradas con los termoplásticos petroquímicos usuales (polietileno de alta densidad, por ejemplo) a los cuales se les agrega entre un 2 y un 4% de TDPA (Totally Degradable Polymer Additives /“Aditivos de polímeros totalmente degradables”). Esto significa que pueden incluir iones de metales pesados en su composición. Cuando las bolsas se disponen en rellenos sanitarios o ante la radiación ultravioleta, se activaría la oxidación de los aditivos y el efecto observado sería la desintegración de la bolsa en pequeñas partículas tóxicas que aminoran la contaminación visual pero no resuelven el verdadero problema de la contaminación ambiental.
Las bolsas oxodegradables siguen estando constituidas por un derivado del petróleo, por lo que no representan una respuesta a la explotación de un recurso no renovable.
Este es el tipo de bolsas que actualmente se comercializa y promociona como “biodegradable” en nuestro país. Esta mala utilización del término ha provocado gran confusión entre los consumidores e incluso entre las cadenas de supermercados medianas. Las verdaderas bolsas 100 por ciento biodegradables son aquellas que están fabricadas con materia orgánica: a base de almidón de maíz, aceites vegetales y otros componentes orgánicos. A través de diferentes procesos, estos materiales son transformados para desarrollar un bio-polímero que imita las características funcionales de los plásticos convencionales en cuanto a resistencia, claridad, elongación, e impermeabilidad. Se biodegradan en 120 días en un ambiente controlado de compostaje, obteniendo como resultado abono orgánico. Conocé estos y más productos de la empresa en www.eco-sistemas.net.

EMIUM: El envase inteligente que se convierte en material de construcción

Foto: EMIUM En nuestra vida diaria, son numerosos los envases descartables que nos rodean: desde el shampoo que usamos hasta la leche que tomamos. Todos los productos que consumimos ofrecen su versión envasada. Uno de los grandes problemas que esto genera es que, en la mayoría de los países, resulta más económico y fácil deshacerse de estos envases que reciclarlos. Así, son llevados a basurales o rellenos sanitarios, donde tardan cientos de años en reintegrarse a la tierra. Ante este contexto, EMIUM, el envase modular interconectable de usos múltiples, se presenta como una posible solución a la contaminación ambiental y visual generada por estos deshechos no reutilizados. Esta invención, constituye un ingenioso recurso que posibilita la reutilización eficaz de los envases descartables; una vez vacíos, cada EMUIM se convierte en un módulo individual, de calce a presión, que permite su encastre con otros EMIUM. De esta manera, se pueden desarrollar con ellos estructuras de carácter recreativo - como juegos de encastre para chicos-, funcional –como bibliotecas o divisores de ambientes-, u ornamental. Al mismo tiempo, este nuevo producto puede ser aplicado a la construcción; una vez vacío, puede conformar paneles que posibilitan el paso de la luz, formando una estructura termo-aislante. Rellenos con arena, tierra o mezcla, toman mayor resistencia, por lo que pueden ser usados como ladrillos. Foto: EMIUM EMIUM puede fabricarse en cualquiera de los materiales usados actualmente para envases y pueden ser movidos con la tecnología vigente en máquinas de llenado, etiquetado, tapado y palletizado automático. Además, puede adoptar cualquier forma; prismas, cubos o cilindros, así como también tener boca ancha o angosta, adaptándose a distintos tamaños, siendo capaces de contener tanto líquidos –leche, jugo, shampoo-, como sólidos –cereales, vegetales, productos en polvo-. En la actualidad, EMIUM está convocando a municipios argentinos para ofrecerles gratuitamente el apoyo necesario para desarrollar planes piloto para el uso y aprovechamiento de los beneficios que dichos envases proveen. En estos planes se incluirá en primer término al municipio involucrado, luego a una empresa proveedora de agua, leche o jugos, un sistema de recolección y un equipo encargado de fabricar muebles, juguetes, paneles o diversos elementos para la construcción. Contando con un molde para fabricar EMIUM, el uso semanal de un camión para recogerlos por escuelas, hospitales o comedores, un galpón para almacenar, limpiar y ensamblar los envases, una mesa de ensamble y un espacio para luego guardar lo producido, se podrá llevar adelante este proyecto. Asimismo, en este proceso no se necesitan más de siete personas, encargadas de diversas actividades como el uso del camión de recolección y el ensamble en la unidad productora. Se requiere también un responsable de toda la operación, incluyendo la colocación de lo producido en el mercado local, donde se estima que el Gobierno nacional sea el primer comprador. Por otro lado, a nivel internacional, EMIUM está siendo ofrecido a países que necesitan reducir su basura plástica, con la ventaja de aplicar los envases a la construcción de viviendas y mobiliario. Para todos los interesados en que su municipio adopte EMIUM, está abierta la convocatoria. Contacto: Luis Pittau: lpittau@gmail.com o emium@emium.com.ar Teléfono: (5411) 4822-6362 / 4829-0872 www.emium.com.ar Más sobre la reutilización de envases: Argentina: Casa de botellas de plástico en Puerto Iguazú Bolivia: Casas de botellas para familias de bajos recursos Arboles y decoraciones navideñas en PET desde Colombia La famosa casa de botellas de Tito Ingenieri

Nuevo modelo de Melissa by Jean Paul Gaultier

Imágenes: Dezeen. La marca brasileña de calzado Melissa se ha destacado durante los últimos años por trabajar con reconocidos diseñadores mundiales para expandir las fronteras de lo que puede ser un calzado de un material plástico como el MEFLEX. El último desarrollo de la marca son estos exquisitos stilettos diseñados nada menos que por el francés Jean Paul Gaultier. [gallery link="file" columns="4"] En una nota anterior, ya habíamos señalado por qué Melissa es una alternativa sustentable de calzado:
Melissa produce su calzado con un material llamado MEFLEX, un tipo de plástico flexible, impermeable y resistente 100% hipoalergénico y no dañino para la salud. Como sus productos están realizados en una sola pieza de este material, los zapatos son completamente reciclables y el MEFLEX mantiene todas sus propiedades luego de haber sido reciclado. Además, la fábrica de Melissa en Brasil trabaja en un círculo cerrado: eso quiere decir que todos los gases, líquidos y residuos generados se tratan dentro del mismo recinto, resultando en casi cero desperdicio generado. La empresa también apoya programas sociales y ambientales como Casa da Mamae, Bem Estar Familiar, Plantando o Futuro y Projeto Y Ikatu Xingu.
Si estás siguiendo el consejo de Vivienne Westwood de no comprar ropa por unos meses, no te preocupes: el nuevo modelo diseñado por Jean Paul Gaultier es lanzado en junio de 2010. Vía Dezeen