Medio Ambiente

HidroAysén: Chile aprobó un polémico proyecto hidroeléctrico

Fotos: International Rivers El lunes pasado fue un día negro para los ecologistas y muchos ciudadanos chilenos. El Consejo de Evaluación Ambiental de ese país aprobó el polémico proyecto hidroeléctico conocido como HidroAysén, el cual prevé la construcción de cinco represas en la Patagonia con el fin de aumentar 2700 MW la capacidad eléctrica nacional. Luego de un proceso de evaluación ambiental que duró cerca de tres años, y en el medio de intensas manifestaciones ecologistas en contra del proyecto, se aprobó esta primera etapa que permite desarrollar el emprendimiento de la empresa Endesa y COLBUN. Si bien las autoridades afirman que la propuesta cumple correctamente con la legislación ambiental, para su funcionamiento se afectará considerablemente una de las mayores reservas naturales del planeta. En su carta dirigida al presidente Sebastián Piñera, la organización ecologista Greenpeace sostiene la necesidad de rever el fallo debido a que lo que se conoce como institucionalidad ambiental en el país son normas que quedaron obsoletas para el contexto actual, siendo "débiles, imperfectas y antidemocráticas". Además, la ONG denuncia irregularidades en el proceso de calificación ambiental y destaca las consecuencias negativas que su implementación tendría para la Patagonia, el país y las futuras generaciones. Si bien desde que se dio a conocer el proyecto un amplio sector de la sociedad se mostró en contra de su implementación, Piñera apoya la iniciativa sosteniendo que "si no tomamos la decisión ahora y seguimos oponiéndonos a todo vamos a tener un problema serio de electricidad en la segunda mitad de esta década (...) No podemos negarnos a la energía nuclear, a la termoeléctrica y a la hidráulica, porque eso significa decir a todo no. Para nosotros, las energías limpias y renovables son fundamentales, pero hoy día representan el 3% de la matriz y queremos llevarla al 10%".

Un impacto ambiental que sería irreversible

HidroAysén es un proyecto que está dividido en dos partes: por un lado las cinco represas y por otro el tendido eléctrico submarino de 2.700 kilómetros. A esto se suma la necesidad de construir caminos, puertos y otras obras, en medio de un espacio natural que hasta ahora es el hogar de una amplia biodiversidad. Según se explica desde Patagonia Sin Represas, organización que viene luchando contra este emprendimiento, de llevarse a la práctica HidroAysén inundaría cerca de 30 mil hectáreas; generaría obras durante más de diez años que afectarían a una zona privilegiada de la Patagonia; embalsaría los dos ríos más caudalosos del país; transformaría definitivamente el hábitat del 10% de los huemules existentes en Chile; perjudicaría el turismo regional; y sus líneas de alta tensión atravesarían áreas protegidas, parques nacionales y más de 3 mil propiedades públicas y privadas. Es por este motivo que, a pesar de la última aprobación, la lucha todavía continúa y numerosas organizaciones se siguen manifestando en contra de este proyecto y en favor de la vida. Como se explica desde VeoVerde, no todo está perdido dado que aún existen algunas instancias a las que recurrir. Se puede presentar un “recurso de reclamación” al consejo de ministros del área medioambiental, quien tiene 60 días hábiles para pronunciarse sobre el mismo. Si quienes lo presentaron no están de acuerdo con el fallo también pueden emitir un “recurso de protección” en los tribunales de Justicia, con posibilidades de llegar hasta la Corte Internacional de Derechos Humanos. En Latinoamérica existen otros los proyectos de represas hidroeléctricas en medio de importantes espacios naturales. En este sentido, resulta fundamental una inversión en propuestas realmente verdes y actualizar las normativas para no seguir cediendo en nombre del "desarrollo" recursos naturales fundamentales para la vida de esta y de futuras generaciones. Notas relacionadas: Brasil: Sigue la lucha contra la represa amazónica de Belo Monte Brasil: James Cameron continúa su campaña en contra de la represa Belo Monte Chile: Turismo científico en la Patagonia (Entrevista)

A punto de llegar la primavera, pero…

Imagen: farm3.static.flickr.com Más que una nota sobre algún acontecimiento ecológico, quiero compartir con todos los lectores de TuVerde una reflexión, y a pesar de que en México ya está a punto de llegar la primavera, dicha reflexión no deja de ser un poco helada. Claro, esta nota no deja de ser informativa. Así que brevemente les presento lo que me hizo reflexionar. El Director de Ecología de Monterrey, Leonel Romero, anunció que durante las próximas semanas se iniciará la plantación de árboles nativos en la Plaza la Purísima, con el propósito de compensar la pérdida de algunos árboles después de las heladas temperaturas que se presentaron en semanas pasadas. Hasta ahí la nota, creo que no es necesario decir más. Un párrafo es suficiente para que nos pongamos a reflexionar lo siguiente. Si alguna vez han tenido la oportunidad de visitar la ciudad de Monterrey sabrán que se le conoce como la Ciudad de las Montañas; rodeada por el cerro de la Silla, la Sierra Madre Oriental, el cerro de Las Mitras, y otros pequeños cerros, como el Topo Chico. Es un deleite para la vista cuando amanece un cielo claro y despejado, con un sol radiante, ver todas estas montañas rodeando la ciudad. Amurallada de manera natural. Aunque ahora el paisaje es un poco desolador. Ni siquiera tengo que salir de mi casa; el árbol del jardín se “quemó”, afectado por la helada, el árbol del limones también se heló. Sentí tristeza cuando me acerqué al limón y tomé una de sus hojas. No tenía vida, estaba dura y con una facilidad se desprendió del árbol, y con esa misma facilidad se rompió la hoja. Nada más al salir de la casa, uno se encuentra con un parque, donde la mitad de los árboles se encuentran helados, y la otra mitad sigue viva, al igual que debe de ser la esperanza de todos nosotros en construir un mundo mejor. Por la misma calle del parque, que va de subida, se puede ver el cerro, con un color café triste, porque me hace pensar en cuánto tiempo volveré a ver ese cerro de color verde, como la esperanza. Y éste paisaje se repite en diversos puntos de la ciudad, ya sea en sus parques o en sus calles. No así generalizado, pero si en diversos puntos de la ciudad. Y la verdad es que todo esto me hizo reflexionar. Creo que todavía nos falta mucho para desarrollar todo nuestro potencial como seres humanos. Si, en teoría, somos la especie dominante, ¿qué estamos haciendo con el mundo? ¿por qué pareciera que más nos empeñamos en complicarnos la vida cuando deberíamos de usar nuestra inteligencia para facilitarla? ¿Por qué hay seres humanos que se empeñan en hacer daño al planeta? La cacería furtiva, y aún la permitida, el comercio ilegal de animales y plantas, la matanza cruel de focas, son algunos ejemplos. ¿Qué tienen estos seres humanos?¿Qué sienten?¿No les remueve en su interior matar de una manera cruel a un animal tan lleno de vida y alegría? Nos quejamos de la crueldad con la que seres humanos matan a otros seres humanos, pero la verdad, es que algunos no han aprendido a respetar todos los seres vivos que hay en el planeta, y que Dios, Alá, Gaia, o el dios en el que ustedes crean, ha decido compartir con nosotros, para hacer nuestras vidas más amenas y alegres. Pues, como dijo Gandhi: “Un país, una civilización, se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales.” ¿Qué sería de un despertar sin el canto de los pájaros, sin los cariños de tu perro o de tu gato cuando te ve y se llena de alegría? Es la expresión viva de Dios. ¿Qué sería de una visita guiada mar adentro y no poder ver ballenas porque quizás ya estén extinguidas? Por más agresivos que puedan ser, no quisiera un mundo sin tiburones, leones, tigres, arañas, y demás seres pertenecientes a esta Tierra. Pareciera que nos empeñamos en hacer daño al planeta y no deberíamos. ¿Por qué? Porque la naturaleza puede hacerlo en un santiamén: heladas, huracanes, terremotos o un tsunami. Con un simple acto de la naturaleza pueden cambiar nuestras vidas para siempre. Bastante poderosa es la naturaleza como para que nosotros, como se dice, le añadamos más leña al fuego. Vemos represión y muerte, como en Libia por ejemplo. Represión contra las mujeres en Costa de Marfil. Tenemos que encontrar las formas para una mejor convivencia como seres humanos. ¿Qué estamos haciendo? Según una artículo de National Geographic, la población mundial estimada para el 2050 es de 10,000 millones de personas. Si no encontramos un mejor camino para nuestro desarrollo y crecimiento personal, ¿qué podemos esperar con más habitantes en el mundo?¿Dónde nacerán estas personas? ¿Bajo que condiciones? ¿Pobreza, desigualdad, formación y educación limitada, falta de recursos y de oportunidades? ¿Estamos pensando a largo plazo o a corto plazo? Si los que leen esto y no están casados y quieren hacerlo y formar una familia entonces con más razón deben de pensar a largo plazo. Porque, piénselo, si Dios nos presta vida, los jóvenes que lean esto van a llegar al 2050, entonces sus hijos vivirán en ese mundo. Si creen o no, si les interesa o no, las profecías mayas anuncian un cambio de conciencia para el 2012, ¿Llegará ese cambio? O, ¿Qué tiene que suceder para que se logre? Notas relacionadas: Se debe activar el pensamiento ecológico Alianzas Verdes para la lucha contra el cambio climático México: El costo de no atender el cambio climático

BioExpo 2010: Feria de productos y servicios sustentables en Colombia

Desde ayer y hasta el domingo 21 de noviembre se desarrollará en Neiva, Colombia, la BioExpo 2010. Se trata de la mayor feria del país sobre productos y servicios de la biodiversidad, amigables con el medio ambiente. Organizada por el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial de Colombia, y con el apoyo de las organizaciones CAM y CORPOAMAZONÍA, entre otras, la propuesta pretende generar un espacio de concientización y difusión de proyectos, iniciativas y experiencias sustentables. Destacando la importancia y los beneficios de desarrollar negocios de la mano de la responsabilidad tanto en el ámbito nacional como internacional, el encuentro propone dar cuenta de los avances científicos, técnicos y sociales que permiten un aprovechamiento de la biodiversidad de manera sostenible. En este sentido, se desarrollarán actividades como la exposición de una tienda virtual, la conformación de una rueda de negocios en el mercado ambiental colombiano, eventos culturales y travesías ecoturísticas. Se trata de una excelente oportunidad para demostrar que es posible y necesario el crecimiento respetando y cuidando al medio ambiente y la vida que habita en él. En los últimos años ha crecido enormemente la oferta de eventos que promueven la sostenibilidad en América Latina y el mundo, por lo que se deben celebrar estas iniciativas donde se demuestra que otro tipo de desarrollo es posible. Más eventos ambientales en Latinoamérica: Argentina: Seleccioná tu actividad y participá en la Segunda semana de consumo consciente Argentina: Preparate para la Misión respira planeta Colombia: Hoy inicia el Festival en Uso Alternativo. Conéctate con las ideas recicladas

COP16: Reunión de ministros renueva las esperanzas ante la próxima cumbre del clima

Cancún, sede de la COP16. Foto: 4.bp.blogspot.com Como todos sabemos, la cumbre del clima desarrollada el año pasado en Copenhague (COP15) fue preparada con entusiasmo y optimismo respecto a encontrar soluciones conjuntas en la lucha contra el calentamiento global. Sin embargo, los resultados no fueron los esperados y el evento medio ambiental más importante del 2009 culminó en un verdadero fracaso. Teniendo en cuenta este antecedente, desde principios de 2010 las esperanzas fueron puestas en Cancún, ciudad mexicana donde se desarrollará la COP16 en diciembre de este año. A pesar de los esfuerzos de ciertos sectores por lograr un acuerdo tendiente a mejorar la situación del planeta, las últimas reuniones que se desarrollaron en vistas a la próxima cumbre no fueron del todo alentadoras y aún los acuerdos se hacen esperar. Sin embargo, las últimas novedades generaron cierto optimismo en aquellas personas preocupadas por el futuro del planeta: el 2 y el 3 de septiembre se desarrolló en Ginebra una nueva reunión de ministros con el objetivo discutir la financiación para adaptación al cambio climático en los países en vías de desarrollo. De acuerdo a EFE, una vez finalizada la reunión la secretaria ejecutiva del Acuerdo Marco de la ONU sobre Cambio Climático, Chistiana Figueres, sostuvo que la clave para un acuerdo en Cancún es la entrega de los fondos que se comprometieron en Copenhague -esto es unos 30 mil millones de dólares hasta el 2012 y 100 mil millones de dólares al año entre 2012 y 2020-. Si bien la suma ya está propuesta, siempre que se abordó este punto no fue posible llegar a un acuerdo definitivo en torno al origen, la cantidad y el empleo de fondos para estos países. En relación con esto, y teniendo en cuenta que es fundamental la transparencia, hace unos días se desarrolló por iniciativa de Holanda una página web que detalla las contribuciones. Pero además, para no caer de nuevo en el fracaso, se habla de la necesidad de bajar las ambiciones y no buscar un acuerdo global y vinculante sino más bien aquellos que sean menos específicos. Dentro de las cincuenta naciones que participaron del encuentro se encontraron China y Estados Unidos, países claves en la lucha contra el cambio climático dado que son los principales contaminantes a nivel global. Así, China pidió a la comunidad internacional que respete su compromiso adquirido en Copenhague, mientras que el enviado de Estados Unidos, Todd Stern, señaló que su país trabajará para buscar nuevos métodos de financiación y en reducir para el 2020 las emisiones de gases de efecto invernadero en un 17 por ciento respecto a los niveles de 2005. Más allá de estas cuestiones protocolares, lo fundamental es realizar un trabajo conjunto para que la próxima cumbre tenga mejores resultados que la anterior. Este año, las esperanzas no son las mismas que las que fueron depositadas en la COP15, esto no debe llevar a un escepticismo sino que más bien debe servir para plantear acciones acordes a las necesidades actuales y que puedan ser implementadas en lo inmediato. Notas relacionadas: Global: Discuten en Alemania próximas medidas contra el cambio climático México: Diálogo Climático de Petersburgo positivo en el avance de negociaciones Desafíos 2010: México propone trabajar durante todo el año para evitar fracaso en la COP16

“A Limpiar el Mundo”, una campaña global que invita a conservar al medio ambiente

Buscando inspirar a las comunidades para que limpien, reparen y conserven su medio ambiente, la campaña "A limpiar el Mundo" convoca a ciudadanos de todo el globo para que en septiembre se involucren en actividades como juntar desechos, plantar árboles o generar proyectos de conservación de agua y energía. La consigna es fácil: grupos, organizaciones, negocios y comunidades alrededor del mundo pueden unirse y actuar a nivel local para enfrentar el cambio climático. En este 2010, el evento principal de la campaña es el "Fin de Semana A Limpiar el Mundo" que se desarrollará del 17 al 19 de septiembre. A Limpiar el Mundo es una campaña ambiental global que se lleva a cabo en conjunto con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Esta iniciativa surgió hace 20 años cuando un navegante australiano pidió ayuda a sus amigos y organizó el Día de "A Limpiar la Bahía de Sidney" en 1989. Como consecuencia de esta convocatoria, nada menos que 40 mil voluntarios recogieron del lugar chasis oxidados de coches, plásticos de todas clases, botellas de cristal y colillas. Ante el éxito de la propuesta, luego pasó a ser un proyecto nacional para convertirse, en 1993, en una campaña global. Desde entonces, todos los invitados y miembros de "A Limpiar el Mundo" deben realizar actividades que inspiren, respeten y atraigan a la comunidad local. En este sentido, desde la página de la campaña se brindan una serie de consejos para planificar las acciones a desarrollar, además de brindar opciones para ayudar a difundir la iniciativa. El tema 2010 que se propone es actuar a nivel local para cuidar de la naturaleza en el Año Internacional de la Biodiversidad. El objetivo está en demostrar que cada uno, con su aporte, puede lograr un cambio y mejorar la situación a través de acciones como programas de educación, siembra de árboles o reducción de desechos y proyectos de reciclaje. Por eso, en esta oportunidad, la idea es trabajar bajo el lema: "Las comunidades cuidan de la naturaleza". Este tipo de actividades son las que se proponen para el "Fin de Semana de A Limpiar el Mundo", donde quienes quieran participan pueden inscribirse de manera gratuita -con excepción de los negocios coorporativos- anotando al grupo en este Mapa Global del Medio Ambiente. Además de la inscripción, lo que se propone desde la organización para alcanzar mayores resultados es difundir la iniciativa entre amigos, familiares y colegas. Para más información y contacto pueden ingresar en el sitio oficial de la campaña: www.cleanuptheworld.org. Más campañas de conservación del medio ambiente: México: Ciudadanos participan en plan de reforestación México: inicia la campaña de reciclaje escolar Haz de tus útiles un buen papel Colombia: Soy Ecolombiano, campaña nacional de concientización

México: Revolución por la tierra es urgente

Foto y vídeo: saulo El 2 de Octubre de 1968 hubo un gran movimiento estudiantil que puso de manifiesto la necesidad de un cambio en la cultura política de México, para así poder dar comienzo a una transición hacia la democracia. Como resultado de este movimiento se cuestionó el modelo de desarrollo y se replanteó el fortalecimiento del Estado. Se puso de manifiesto una crisis política, moral y psicológica, de convicciones y de valores. Pero aquél día, la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, se tiñó de un color rojo escarlata, entre muertos, heridos y desaparecidos. Déjà Vu. Ahora, la Plaza de las Tres Culturas fue tomada por más de mil jóvenes inscritos en un programa de empleo de verano que organiza el Instituto de la Juventud del Distrito Federal para alzar su voz y teñirla de otro color: el verde. “¡Ya basta!”, fue el grito, el llamado de auxilio de todos estos jóvenes que piden un mejor planeta y buscan que se generen acciones más eficaces para la lucha contra el cambio climático. Se expresaron a través del baile, mediante una coreografía que les permitió utilizar cada parte de su cuerpo y enviar un mensaje, un reclamo a los líderes del mundo. “Ha habido muchas reuniones y nada de resultados”, dice el director del Instituto de la Juventud, Javier Hidalgo. Para Amelia, una de las participantes, el invertir sus vacaciones de verano en un movimiento propositivo, fue la mejor decisión que tomó. "Qué mejor forma de aprovechar el tiempo libre que en una expresión colectiva de jóvenes en la que lanzamos un grito de repudio y desaprobación por el calentamiento global que cada vez tiene más estragos en el mundo. Y es una llamado a las autoridades a que se sumen en acciones contundentes para resolverlo, porque sólo se preocupan en el hoy y ahora, pero qué va a pasar mañana cuando ellos ya no estén", cuestionó Amelia. El sonido de los tambores y de las trompetas hizo que los jóvenes corrieran a través de la explanada. Vestidos y peinados de diferente manera, dejaron ver la diversidad que hay entre ellos al mismo tiempo que su unidad y dirección a un sólo camino: el del medio ambiente. Una sola exigencia: la de un mejor planeta, pues precisamente con este baile lo que representaron fue la muerte de la tierra. Y habrá otra manifestación el próximo 12 de agosto, en el marco del día internacional de la Juventud, en el Zócalo de la capital. Será la joya de la corona, pues se realizará como parte de la clausura de las actividades del verano, que organiza el Instituto de la Juventud del Distrito Federal. Desde ahí harán un llamado a los líderes del mundo, porque quieren “que Cancún sea la sede de un pacto por la naturaleza”. "Tenemos que ser cómplices del medio ambiente en contra del calentamiento global. Reciclemos, reusemos y reforestemos", comentaron los jóvenes. Conscientes de la gravedad del cambio climático, aseguraron que “acción con acción es la revolución”. Grito que se escuchó fuerte. Los vecinos y las personas que estaban en los alrededores les aplaudieron. Y ellos, insistieron: "si se nos muere la Tierra, todos nos vamos con ella". Reclamo en la Plaza de las Tres Culturas: Notas relacionadas: Medio Ambiente Sano: un derecho fundamental, ¿olvidado? México: El cambio climático afecta más a los pobres Alianzas Verdes para la lucha contra el cambio climático
12