naturaleza

Chile: Científicos estudiarán los glaciares para su preservación

Glaciar Nef, Chile Glaciar Nef, Chile. Foto: Flickr.com Teniendo en cuenta que -a causa del cambio climático y el aumento de la temperatura de la tierra- el 90 por ciento de los glaciares chilenos están en regresión, el gobierno de ese país informó que desarrollará un plan destinado a evaluar y mitigar el impacto negativo sobre los mismos. Con una inversión de 52 millones de dólares, la iniciativa durará 10 años y pretende estudiar el estado de todos los glaciares del territorio. Se trata de un recurso de vital importancia y que constituye una reserva fundamental de agua dulce, más si se considera que Chile tiene el 80 por ciento de las masas de hielo de América Latina. Como se explica desde Medio y Medio, el proyecto fue encargado al Centro de Estudios Científicos (CECS), una entidad que presentó la propuesta en la Conferencia Internacional de Glaciología que se llevó a cabo hasta el miércoles pasado en Valdivia. La idea de esta iniciativa es completar el inventario de glaciares, ya que todavía falta catalogar cerca de 3 mil kilómetros cuadrados, concentrados principalmente en los Campos de Hielo. Además, se pretende actualizar la información acumulada hasta ahora de 3.700 glaciares, que ocupan 21.063 kilómetros cuadrados de hielos, ya que la misma proviene desde hace más de 40 años. "Algunos inventarios se hicieron con fotos aéreas en las décadas de los 50 y 60. Fueron bien hechos, pero han pasado 50 años; queremos saber qué ha sucedido con esos glaciares", explicó el glaciólogo Andrés Rivera, citado por latercera.com. Se prevé que algunas de las investigaciones sólo establezcan el tamaño y la ubicación del glaciar, mientras que otras serán más profundas y llegarán a estudiar su derretimiento y pérdida de masa. Esta última opción sería sólo para los glaciares Tapado, en el valle del Huasco; Universidad, en la cuenca del Tinguiririca; Mocho-Choshueco, en Panguipulli y el Nef, en el Parque Nacional Laguna San Rafael. Si bien el impacto negativo del calentamiento global sobre estas enormes masas de hielo no es algo reversible, es cierto también que este tipo de iniciativas son fundamentales para elaborar estrategias que permitan mitigar las consecuencias. Los glaciares representan el 90 por ciento de las reservas de agua dulce del planeta, por lo que ante su regresión es fundamental establecer políticas que velen por su cuidado y preservación. Notas relacionadas: Argentina: Senado aprueba nueva ley de protección de glaciares El Artico podría quedar sin hielo en 2030 Insólito: luego del lanzamiento de Pascua Lama, anuncios en Chile para proteger sus glaciares

2 de febrero: Día Mundial de los Humedales

Humedal Laguna Brava, Argentina Humedal Laguna Brava, Argentina. Foto: Ramsar Todos los años, esta fecha se celebra con motivo de conmemorar la firma de la Convención sobre los Humedales realizada en Ramsan, Irán, el 2 de febrero de 1971. Bajo el lema “Cuidar los humedales, una respuesta al cambio climático”, en esta ocasión se pretende llamar la atención sobre el impacto que el calentamiento global está teniendo sobre estos sistemas naturales. El objetivo de la celebración de este día es simbolizar la importancia de los bienes y servicios que generan los humedales: se tratan de ecosistemas con una amplia diversidad biológica, en donde se albergan diversas especies animales y vegetales, a la vez que actúan como reguladores del ciclo del agua y del clima. Como se explica desde Ecologistas en Acción, en los últimos años muchos humedales han sufrido una importante regresión debido a su desecación con fines agrarios o urbanísticos, a la vez que por las excesivas extracciones de agua, la sedimentación y la contaminación. Pero hoy un factor clave que incide negativamente en estos ecosistemas es el cambio climático –efecto que a la vez ayudan a mitigar mediante el almacenamiento de carbono y efectos locales en la climatología-. La evaporación producida por el aumento de las temperaturas como así también la sequía que está afectando a algunas partes del globo son causas relacionadas con esta reducción, mientras que la emisión de gases de efecto invernadero sigue siendo uno de los principales motivos de este cambio climático. Teniendo en cuenta que la actividad del hombre es la mayor responsable de esta situación, la Convención –a la que hoy en día adhieren 159 países y tiene asignados 1886 sitios-, tiene el objetivo de trabajar por la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales y nacionales, actuando con la cooperación internacional para un desarrollo sostenible en todo el mundo. Conociendo del rol que juegan estos ecosistemas para la vida, es fundamental tener en cuenta cuál es su situación y trabajar en su restauración y adaptación, a la vez que comprometerse en una reducción de emisiones de GEI para que el calentamiento global no los siga deteriorando aún más. Notas relacionadas: Estudio: Hay que invertir en ecosistemas para combatir el cambio climático Argentina: Protegen los Esteros del Iberá, uno de los humedales más ricos del mundo

Pandora en la tierra: Lugares existentes que nos recuerdan a Avatar

Bahía luminosa de Vieques, Puerto Rico La bahía luminosa de Vieques, Puerto Rico. Foto: Ecorazzi. Hace algunos días hablábamos de Avatar, comentando como uno de los puntos que más allá de la fantasía volcada en Pandora (el planeta donde transcurre la historia), la exuberancia de la naturaleza puede encontrarse hoy mismo en la tierra. En este sentido, el sitio Ecorazzi tiene una excelente galería de fotos con lugares que parecen sacados de una película de ciencia ficción, pero que hoy existen en nuestro planeta, y varios de ellos en nuestra rica Latinoamérica. Desde la bahía luminosa de Vieques en Puerto Rico, hasta el monte Tepui de Venezuela, los hongos fosforescentes de Brasil y las increíbles especies de plantas la isla Yemeni, vale la pena dar un vistazo a la galería para recordar que no hace falta ir a ver una película para darnos cuenta de que la naturaleza es increíble. Realmente muy recomendable, pueden entrar con este link.

México aumentó considerablemente sus áreas protegidas en 2009

Balandra, México Balandra, en México. Foto: causas.org. Durante este año, el país se consolidó como una de las naciones más destacadas en el mundo respecto manejo y operación de sus Áreas Protegidas (AP). Mientras que en 2001 existían 61 zonas con estas características, en la actualidad son 173 y representan aproximadamente 24 millones y medio de hectáreas. Las categorías están divididas en Reserva de la Biosfera, Parques Nacionales, Monumentos Naturales, Áreas de Protección de Recursos Naturales, Flora, Fauna y Santuarios, entre otras. La mayoría de estas AP controladas por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), forma parte del Programa Operativo Anual (POA), lo que le brinda a la zona recursos humanos, equipamientos y medios para trabajar en la conservación. Una de las características que fue adquiriendo el plan en los últimos años ha sido trabajar “con, por y para la gente”. Esto permite la inclusión de comunidades locales en la conservación de estas zonas, en las que ha tenido lugar la participación de etnias indígenas como los Zapotecas, Mixtecas, Chinantecas, Tlapanecos, Nahuas y Mixes, entre otros. En este sentido, de acuerdo a CONANP, hoy el 74 por ciento del presupuesto de programas y proyectos tiene esa orientación social, donde se incorpora a los dueños y las comunidades en el plan de conservación. Según se explica desde Bionero.org, sólo este año fueron decretadas el Área de Protección de Flora y Fauna Cañón del Usumacinta (con una superficie de 46,128 ha.), el Área de Protección de Flora y Fauna Boquerón de Tonalá (3,912 ha.), el Área de Protección de Flora y Fauna Sistema Arrecifal Lobos-Tuxpan (30,571 ha.), la Reserva de la Biosfera Tiburón Ballena (145,988 ha.), el Área de Protección de Flora y Fauna Médanos de Samalayuca (63,182 ha.), el Área de Protección de Flora y Fauna Ocampo (344,238 ha.), el Santuario Ventilas Hidrotermales (145,564 ha.) y la Reserva de la Biosfera Janos (526,483 ha.). Si bien el presupuesto destinado a las AP fue aumentando los últimos años y los balances al momento son positivos, según Ernesto Enkerlin, miembro de la CONANP,es fundamental continuar fotaleciendo los mecanismos, “no sólo en términos presupuestales sino también en mejorar el marco jurídico para que haya una mayor certidumbre en el largo plazo. Adicionalmente, cabe destacar que a diferencia de otras naciones, incluso del primer mundo, que están cerrando sus Áreas Protegidas y reduciéndoles el presupuesto, en México estamos lejos de ello y, por el contrario, se han venido fortaleciendo cada año desde hace casi década y media”. Más Información: Conanp Bionero.org

Cine verde de ayer y hoy: Nómadas del viento

Nómadas del viento Hace unos años trabajé en una granja-escuela. Teníamos algunos animales, entre ellos unas cuantas ocas. Estas tenían mal genio, iban siempre juntas y no les gustaba mucho la gente. Eran grandes y hermosas. Un buen día, una de las hembras hizo un nido (donde le dio la gana, no hubo manera de cambiarlo de sitio) y se puso a empollar. A los pocos días de nacer los gansarones, robaron a la hembra; así que quedaron huérfanos al cuidado de los machos. Y los criaron como una perfecta pareja de hecho. A mí me encantaban. Por todo: por el mal genio, por su independencia, porque cuando conseguías tomar a una se quedaba quieta para que la tocaras, y eran suaves y cálidas. Eso sí, cuando la soltabas, salía corriendo detrás de ti con la sana intención de cobrarse la osadía. Estábamos en estas cuando estrenaron Nómadas del Viento, un documental francés de Jacques Perrin que arrasó en taquilla. El director, actor y director francés quería rodar una película que siguiera a las aves en su migración, que ellas fueran las protagonistas de un viaje que se repite desde siempre: de norte a sur, desde el polo hasta el mediterráneo, miles de aves migran en busca de comida, de pareja, de calor, de la vida. Para ello decidió adiestrar a diferentes animales migratorios para que siguieran a un cuidador como si fuera uno más de ellos. Así podrían rodar a las aves en pleno vuelo mientras seguían a su “jefe”. Cuatro años de trabajo y más de 140 personas contribuyeron a la creación de un singular estudio. Criaron a las aves desde pequeñas, llamando su atención con reclamos hasta que se acostumbraron a seguirles. A partir de allí, tuvieron que desplazarse a los distintos lugares de migración y seguirlas con las cámaras. El resultado es un bellísimo documental que recorre 40 países, siguiendo las diferentes rutas migratorias de ocas, garzas, cigüeñas. Mostrando paisajes polares y desiertos inmensos. La película está rodada desde el soporte de ultraligeros que volaban a la misma altura que las protagonistas del film, y nos acerca al mundo con un punto de vista para nosotros improbable. Póster oficial de Nómadas del viento Perrin termina insuflando una azarosa belleza en imágenes que, así mostradas, resultan casi inéditas. Lo mejor para disfrutar del documental es dejarse llevar por el movimiento, el colorido inaudito y los graznidos de los animales. Además del documental, hay que ver el making of y seguir con Perrin el adiestramiento de las aves. Cada una de ellas necesitaba un sonido diferente y una manera distinta de seguirlas, y mientras los adiestradores lidiaban con los animales, el equipo técnico buscaba la manera de seguirlos donde parecía imposible (son especialmente increíbles las grúas en los acantilados). Ahora que se acerca el frío (en este lado del mundo*) busquemos con Perrin y sus pajaros paisajes más cálidos. PD: Una bandada de pájaros siempre se escapaba... Eran una bandada de ocas chinas que, como buenas divas, iban por su cuenta.

(*)Vanessa H Garvin vive en España.

Trailer de la película:
Más sobre el film: Nómadas del viento en IMDB (en español)

Reservas naturales de Latinoamérica: Parque Nacional la Tigra

tigra Parque Nacional la Tigra, Honduras. Foto: Luisen En el departamento Francisco Morazán, aproximadamente quince kilómetros al noreste de Tegucigalpa, se halla el Parque Nacional la Tigra. El área total que cubre es aproximadamente de 243 kilómetros cuadrados y tiene límites con cinco municipios, el Distrito Central, San Juan de Flores, Santa Lucía, Valle de Ángeles y Talanga, siendo el primero el que posee la mayor cobertura. Entre las elevaciones más relevantes del parque se hallan el cerro La Estrella, con 2245 metros sobre el nivel del mar, y el cerro La Peña de Andino, con 2290 metros. Las alturas mínimas van desde los 800 hasta los 1200 m.s.n.m. Clima y bosques La temperatura promedio del Tigra es de 23 grados centígrados, pero de todas maneras se registran diferentes estados del clima.. Está compuesto por tierras sin bosque, ubicadas en la zona de amortiguamiento, que es el lugar donde residen los habitantes del parque, aunque también hay comunidades dentro de la zona núcleo, en donde existen bosques de coníferas ralos y densos, y bosques latifoliados. Flora y fauna Respecto a la variedad de la flora, podrás apreciar árboles como el Pino de Ocote, Robles, Encinos, Liquidámbar, Aguacatillos entre otros. Por otro lado, también hay diversidad de helechos, seis de ellos en peligro de extinción, protegidos por AMITIGRA (Organización No Gubernamental Amigos de la Tigra). El conjunto de animales del parque encierra mamíferos, anfibios, reptiles y aves, que constituyen el grupo más común. Existen tigrillos, guatusas, venados cola blanca, micos de noche, pumas y yaguaroundis. Entre las aves se destacan los jilgueros, quetzales, gavilanes, pavas de montaña y tucanes, entre otras. Por el lado de los reptiles, se puede mencionar a los pichetes o lagartijas, bejuquillas, tamagases negros y verdes, corales y boas. Las partes más húmedas del parque están habitadas por anfibios, entre los que sobresalen ranas y sapos. Teniendo en cuenta los insectos, la variedad de ellos es muy impactante, motivo por el cual no se sabe exactamente cuántas especies habitan el Tigra; sí se puede afirmar que la mariposa azul o morfo – como se la denomina en la zona – es predominante. Comunidades Algunas de las comunidades que habitan el parque son: El Aguacate, Jocomico, Pajarillos, El Chagüite, El Tablón, La Paisana, Plan Fresco, Quebrada de León, San José de Ramos, El Piligüin, La Pacaya, Los Jutes, Carboncito, y Jucuare. Hidrología El Parque Nacional La Tigra pertenece a la cuenca del Río Choluteca y, al igual que muchas áreas protegidas, basa su importancia en la producción de agua que se consume mayormente en Tegucigalpa. Además, abastece a un gran número de comunidades dentro del parque debido a que posee más de setenta quebradas que aportan el recurso. Para llegar a destino Se llega al parque por la ruta de Valle de Angeles-San Juancito (44 kilómetros). Otra ruta para llegar al Parque desde Tegucigalpa es El Hatillo-Jutiapa (27 kilómetros). Una vez que hayas pisado el Tigra, no olvides que la zona tiene muchas áreas de deslizamiento, por lo que se recomienda evitar al máximo las pendientes, la mayoría de los deslizamientos son peligrosos por su altura y muchas comunidades están muy cerca de ellos. Para que disfrutar sea más cómodo, el parque cuenta con dos centros educativos para visitantes, uno en Jutiapa y el otro en El Rosario y varios senderos habilitados para dar educación ambiental o natural a los excursionistas y con facilidades para el visitante como señalamientos, letrinas, áreas para pernoctar, puentes y comedor. Otra joya latinoamericana que te presenta TuVerde. Esperamos que forme parte de tu itinerario. ¡Nos encontramos la semana que viene!
6789101112131415